Novedades y entrevistas

Número 7, febrero 2012

Regresar...

Educación abierta y a distancia en Sudáfrica: entrevista al Dr. Mandla S. Makhanya Guadalupe Vadillo*

La actual Universidad de Sudáfrica (UNISA) se creó en 2004 al unirse con Technikon South Africa y Vista University Distance Education Campus. Su fundación original data de 1873 cuando se estableció como la Universidad de Cabo de Buena Esperanza. En 1916 adquirió el nombre de Universidad de Sudáfrica y constituía un cuerpo evaluador que podía conferir grados a los candidatos exitosos. En 1918 se mudó a Pretoria y empezó a desarrollar colegios que se convirtieron con el tiempo en universidades autónomas. Entre sus egresados está Nelson Mandela. Hoy es considerada una mega-universidad abierta y a distancia.

Su rector, el Dr. Mandla S. Mankhanya es sociólogo, tiene una maestría de la Universidad de Natal y un Doctorado de la Universidad de Pretoria. Recibió un doctorado honoris causa de la Universidad de Athabasca en Canadá por sus contribuciones al campo de la educación a distancia. Es representante de la Comisión Nacional de Sudáfrica ante la UNESCO y miembro del Comité Ejecutivo del International Council for Open and Distance Education (ICDE). Tuvimos el privilegio de entrevistarlo sobre esta organización internacional, sobre la UNISA y su papel social en Sudáfrica así como el bachillerato presencial y a distancia en ese país.

Guadalupe Vadillo (GV) – Muchas gracias por la oportunidad de charlar con usted. Mi primera pregunta es: ¿qué es el ICDE?

Dr. Mandla S. Makhanya (MM) – Se trata de una organización que nos apoya a todos los que trabajamos en el campo de la educación abierta y a distancia a lo largo del mundo, para poder tener nuestra propia comunidad donde de manera consistente tratamos de conectarnos y tener un punto de convergencia. Aporta un apoyo entre instituciones miembro que es deseable.

GV— En México, en general, tenemos poco contacto con ICDE. ¿Cuál considera que es la importancia de que nos relacionemos con esta organización?

MM— Sugiero que se encuentren formas de enlazarse con ICDE en tanto que es una plataforma desde la cual las comunidades de aprendizaje abierto y a distancia establecen contacto y se enriquecen en una variedad de aspectos; por ejemplo, en cuestiones de políticas educativas, acreditación y otros aspectos que nos afectan y de los cuales, de tiempo en tiempo, requerimos conocer detalles que nos permiten manejarnos dentro de estándares aceptables en este campo.

GV— ¿Cómo ha impactado la educación abierta y a distancia —y en particular la educación en línea— al bienestar de las comunidades sudafricanas?

MM— En el caso de Sudáfrica ha tenido un impacto significativo. Esto se debe a que, como universidad, somos responsables de casi la tercera parte de la población estudiantil de este nivel. La ventaja que implica el acceso de esta oferta educativa no necesariamente se encuentra en la educación presencial, esto significa que hay un impacto significativo en la vida de los habitantes de este país y de la región. Sin embargo, no hemos llegado al punto de tener cobertura para todos en línea. En este momento tenemos un modelo mixto: en un extremo, con una amplia dependencia de materiales impresos que maestros de la Universidad preparan con oportunidad, pasan por un proceso de acreditación y sólo entonces se convierten en materiales que pueden verse en línea (para aquellos que tienen acceso) o a través de correspondencia para los que no tienen Internet. Pueden entregar actividades de aprendizaje y evaluación en los centros de aprendizaje distribuidos en diferentes provincias o bien, enviarlos por correo. Los maestros los evalúan y retroalimentan y los envían de regreso. Existen dos periodos de exámenes: mayo-junio para el primer semestre y octubre-noviembre para el segundo. Así, los estudiantes están involucrados activamente en su proceso de aprendizaje, ya sea a través de estudios directamente en línea usando la plataforma que desarrollamos y se llama “MyUNISA” o a través de impresos.

GV— ¿Cuál es la matrícula total de UNISA?

MM— En este momento hemos llegado a algo más de 360 mil estudiantes.

GV— ¿Cuántos de ellos son estudiantes 100% en línea?

MM— Casi la tercera parte. Muchos de nuestros estudiantes ya están trabajando. Quienes representan mayor reto de acceso son los estudiantes jóvenes que acaban de salir del bachillerato.

GV— ¿Qué plataforma manejan?

MM— MyUNISA, fue creada y desarrollada en la Universidad, por nuestro amplio equipo  de especialistas en tecnología.

GV— ¿Su Universidad es pública?

MM— Sí es pública, recibe subsidio del estado. Cobra las cuotas más bajas del país y son muy accesibles, además de que dependen del número de módulos que los estudiantes inscriban en función de su disponibilidad de tiempo y posibilidades: son de entre 150 y 200 dólares por semestre. Es el único proveedor de educación a distancia reconocido por el gobierno, aunque hay alguna oferta que tiene algunos componentes a distancia, como el caso de la formación de maestros.

GV— ¿Los jóvenes de entre 15-18 años en Sudáfrica asisten al bachillerato o existe otro grado escolar?

MM— Sí, tiene el nombre de bachillerato (high school).

GV— ¿Éste nivel escolar es obligatorio en su país?

MM— La educación primaria es obligatoria; la secundaria lo es también pero no en la medida de la primaria. En los últimos tiempos ha habido un incremento importante en la cobertura.

GV— ¿Qué porcentaje de los jóvenes egresan exitosamente del bachillerato?

MM— El porcentaje se ha incrementado con relación al pasado reciente. En los últimos dos años es de 60%. El número varía dependiendo de la provincia: en algunas la cifra se eleva hasta 80%.

GV— ¿Lograron subir el porcentaje a partir de la introducción de educación a distancia en el bachillerato?

MM— No, hasta ahora no hay bachilleratos públicos a distancia, aunque al parecer el gobierno está considerando implementarlos. Los bachilleratos particulares han empezado a ofrecer educación a distancia para estudiantes de clase media que tienen acceso y posibilidades económicas que les permiten cubrir las colegiaturas.

GV— Finalmente queremos preguntarle: ¿cómo cambia al estudiante el aprendizaje en línea?

MM— En general, mejora su desempeño por la ventaja que significa estudiar donde sea y cuando sea. Ello implica que el aprendizaje activo se puede dar todo el tiempo. Además la comunicación que se da no sólo con el maestro sino entre aprendices y el acceso constante y permanente a la información, le permite al estudiante estar en una posición más robusta. Asimismo, el acceso a nuestros libros electrónicos y otros recursos se convierte en una ventaja adicional.

GV— ¡Muchísimas gracias por esta entrevista!

 

* Guadalupe Vadillo, B@UNAM, gvadillo@ unam.mx

Regresar...